COMO Y PORQUE ENFERMAMOS (lo básico de la infancia)

Actualizado: 21 sept 2021


Para comenzar a adentrarnos en el tema es importante comprender primero el concepto de enfermedad.


Que es la enfermedad, como es que enfermamos?


Bien, la forma más simple de explicarlo es la siguiente... los síntomas de una enfermedad son UN AVISO INTERNO, que tiene como objetivo proteger y/o movilizar nuevas estructuras para salvar al organismo, que fue identificado como en situación de peligro vital.

Estamos hablando de algo interno, de cuando existe una falta de capacidad para regular una carencia esencial, por ejemplo: cuando hay ataques de organismo (virus, bacterias), o cuando no se logra metabolizar correctamente una sustancia (drogas, remedios, tóxicos), o cuando percibimos una situación amenazante (puede ser física o psicológica).


Vamos a centrarnos en la última opción "cuando percibimos una situación amenazante, física o psicológica".


Cuando nos referimos a la situación amenazante física, sabemos que hablamos de violencia intra familiar, escolar u otras situaciones, como lo puede ser un robo o una situación particular de violencia que genere un trauma, quedando un registro mental de miedo o activación del cuerpo para correr o defenderse, que luego se puede activar nuevamente en situaciones similares generando mucho estrés. A esto le llamamos "estrés post traumático".


Por otra parte cuando nos referimos a lo mental, a lo psicológico, hablamos de algo aún mas interno que nos lleva a la infancia inevitablemente (siendo adulto) y que merece especial atención para los padres que hoy en día están criando a sus hijos, pudiendo dar segundas oportunidades, generando un ambiente de crecimiento sano, que ayude a motivar más adultos sanos.

El futuro de nuestros hijos esta marcado por nuestras manos, por nuestras acciones, por la relación que generamos con ellos, por nuestro amor, así como también por la ausencia de todos ellos.


Los niños tienen deseos y necesidades básicas, que pasaremos a explicar a continuación, pero que es importante remarcar el peso de estas necesidades y deseos, ya que si no son cumplidos, se genera un desequilibrio emocional que causa la sensación de PELIGRO VITAL, cargando su cerebro de químicos que activan el sistema de defensa al máximo de forma continua, enfermando al infante sin causa clínica aparente (sin explicación).


HAY 7 DESEOS BÁSICOS, los cuales refieren a condiciones psicosociales irrenunciables, por lo tanto condiciones que el ser humano necesita para sobrevivir.


El primer DESEO es el de SATISFACCIÓN

Hablamos de impulsos, de necesidades biológicas y necesidades psíquicas, donde dependen concretamente de sus figuras de referencia (padres, tutores, abuelos, etc) para sobrevivir.

En el caso de las necesidades biológicas, hablamos de: el cuidado, la alimentación, vacunas, hogar, medicación, higiene y demás, hablamos de una carencia mortal, ya que si no se reciben estos cuidados en las primeras etapas de la vida, se puede generar la muerte del infante.

Continuamos con las necesidades psíquicas, como sabemos el ser humano es un animal social, por lo tanto necesita de estar rodeado de otras personas. Al inicio de nuestra vida requerimos de la protección de otros, sobre todo del amor de otros, Por lo tanto, nuestras experiencias en la niñez quedan grabadas en nuestro sistema de supervivencia, resultado de un pensamiento básico "si me quieren, me cuidan", Cuando esta necesidad no es cubierta se puede generar un estado mental patológico.

Cuando los impulsos, por lo tanto, la regulación o equilibrio entre lo biológico y lo psíquico, no se resuelven, se genera en los niños una necesidad de satisfacer estos deseos que se ve imposible, generando en ellos frustración y una alarma permanente de que algo esta mal. Cuando de bebés no se logra cubrir dichos deseos de satisfacción se generan conflictos graves en los niños, tanto físicos (enfermedades), como psíquicos (trastornos de conducta, personalidad o trastornos mentales crónicos).


El segundo DESEO es el de APEGO

El apego (afectivo) se caracteriza por ser una relación que es duradera en el tiempo, suele ser estable, relativamente consistente, y es permanente durante la mayor parte de la vida de una persona. La figura referente o de apego ayuda al niño a configurar sus memorias emocionales, mediante las experiencias compartidas donde el niño aprende viendo las reacciones del adulto y copiando mediante ensayo y error. Cuando el referente no se encuentra disponible o dispuesto a generar el vinculo de apego, o lo hace de manera incongruente (unos días si, otros días no), se generan conductas ANORMALES en los niños, que son perjudiciales. Por ejemplo: la necesidad de fusionarse con el referente, o el oposicionismo desafiante que refiere a no querer ninguna relación con el referente.


El tercer DESEO es el de CONTENCIÓN

Aquí hablamos de la necesidad de sentirse parte de un grupo primario, como lo es la familia. En este medio se logra la sensación de seguridad necesaria para hacer frente a nuevas experiencias, para animarse a explorar y así conocer el mundo que nos rodea y desarrollar habilidades mediante el aprendizaje, logrando equilibrio psíquico. Cuando existe una carencia en este deseo, podemos ver niños introvertidos, con poco o nulo interés en conocer cosas nuevas o en relacionarse con otras personas.


El cuarto DESEO es llamado LIMITACIÓN

Por lo tanto "tener limites". Todos necesitamos conocer hasta donde debo hacerme respetar y hasta donde puedo accionar respetando al otro. Los límites son necesarios y parte de la crianza, el tema central y decisivo es COMO imponemos los límites. Hay tres formas de aprendizaje de límites: por imitación, mediante explicación con cariño y por medio del miedo. Sin duda aquí tienen nuestros aplausos las dos primeras opciones, dando lugar a una puesta de límites congruente, con una base explicativa, pero que además se ve reflejada en las acciones de los adultos referentes. Podemos resaltar que en estas opciones aplaudidas no se ven implicadas las emociones de los referentes, ya que cuando se imponen limites mediante el miedo depende pura y exclusivamente de nuestro estado emocional momentáneo, generando incongruencia en nuestras acciones (a veces desmedidos, a veces mas leves).

Más allá de la importancia que tiene el COMO poner los límites, es también muy importante generar el sentimiento de SEGUNDAS OPORTUNIDADES, donde más allá de el error... "puedo volver a intentarlo, por que me lo permiten, por que aunque me equivoque me quieren igual".

Recordemos que el ser humano aprende mediante el ensayo y error, más aún en la infancia, por ello a parte de la forma en la que se enseñen a comprender los limites, es importante promover el equivocarse para aprender. Sin castigos que comprometan el ensayo y error, que permita al niño comprender las situaciones y aprender a mejorar de sus errores. Aprender a fallar motiva la tolerancia a la frustración y la capacidad de resiliencia.

Cuando se imponen los límites mediante el miedo, sin explicación, sin permitir el ensayo y error, se está formando a un niño que acata ordenes, que en el futuro (adolescente o adulto) puede sentirse menos que los demás haciendo caso a todo lo que se le pide sin cuestionarse, con una baja tolerancia a la frustración y una nula capacidad de ser resiliente, sin la capacidad de aprender de las experiencias negativas. Pudiendo generar conflictos psicológicos internos y posibles trastornos de conducta.


El quinto DESEO se llama INCORPORACIÓN

Hablamos de la necesidad de aprender a integrar en uno mismo, al otro, a la familia, la escuela, el barrio y la ciudad, como parte de nosotros, de nuestra identidad. Aprendiendo a vivir con las emociones que estos aspectos integrados nos generan, como los afectos, la frustración, la negación, los éxitos y los fracasos. Aquí se aprende la capacidad de hacer crisis, donde mediante las mismas se forma y crece en lo social o académico - laboral.

Enfrentarse a los otros, nos modifica, nos hace ver otras realidades ayudando a que comprendamos mas claramente nuestra realidad. Para los niños la primer crisis puede darse al iniciar la escuela, donde se sale de casa (con las normas y la atención centrada en mi) para ser evaluado por otros, donde la atención no esta solo en mi, ni todos compartimos los mismos habitas o creencias, pudiendo ser tema de discusión con otros.

Un dato muy importante que deben saber los adultos, es que los niños no logran regular sus emociones hasta los 6 o 7 años, por los motivos sobre los que se hablo en el post anterior (no tienen las memorias emocionales suficientes ni el desarrollo cerebral suficiente para hacerlo solos), por ello sus figuras de referencia deberán ayudarlos a vivir, a interpretar las experiencias, llenando sus memorias emocionales en cada situación de forma compartida. Si no se tiene el apoyo para hacerlo, se pueden generar emociones desagradables desmedidas en situaciones cotidianas de poca importancia, activando el estado de miedo y defensa a toda hora del día. El estrés inunda de neuro trasmisores el sistema nervioso y se pueden generar enfermedades o activaciones físicas como ataques de pánico, erupciones o alergias, sin explicación aparente.


El sexto DESEO es el de RETENCIÓN.

Nuestro cerebro funciona de manera muy compleja, pero lo más asombroso es la capacidad que tiene de completar la información faltante en una situación incomprendida, reprogramando la representación de la vivencia, reteniendo aquello que se puede soportar (psicológicamente) y bloqueando aquello que se evalúa como amenazador para sí mismo.

Cuando nos referimos a "retención", hablamos de la capacidad de interpretar y guardar (retener) en nuestra memoria la representación de sentimientos, aprendizajes, placeres y, dificultades y basarnos en ellos para reaccionar en el futuro. También la retención de alimentos y el control de esfínteres (orina y las deposiciones) son cosas significativas para los niños y todas ellas requieren del apoyo de las figuras referentes para interpretar las vivencias. Es deber de los referentes mantener activa la estimulación acorde a cada etapa (cada hito del desarrollo tiene una edad estimada). Si la estimulación se da en una etapa incorrecta puede generar traumas o información incorrecta sobre si mismos, ejemplo: sentirse incompetente por no lograr controlar su esfínter, o por no controlar sus emociones o por no retener cierta información o aprendizaje, cuando AÚN NO existe el desarrollo fisiologico como para lograrlo .

Cuando no existe la contención y el apoyo para procesar las situaciones y vivencias relacionadas a la retención se pueden generar conflictos internos relacionados a la autoestima, autovaloración y autoaceptación.


El último DESEO es el de ELIMINACIÓN.

En la infancia, la capacidad de "control" comienza por la capacidad de controlar nuestro cuerpo en las deposiciones y la orina, sintiendo que al eliminar hacemos algo bueno, algo que es valorado (al menos no rechazado por las figuras de referencia). Con este proceso comenzamos a valorar la eliminación, lo que en el futuro significara separarse (de mamá y papá para ir al jardín), soltar (aquellos juguetes que no usamos), terminar cosas que iniciamos, para comenzar otras nuevas. Sin duda para crecer, hay que soltar lo viejo, para iniciar lo nuevo.

El cerebro construye memorias sobre las ya existentes, dejando inhibida la memoria anterior, por ello cuando aprendemos, lo hacemos desde lo básico, para incorporar lo complejo más adelante cuando el desarrollo cerebral nos permita comprender mejor frente a que estamos. Un ejemplo claro sería: un niño de 2 años comienza a aprender las "letras" con solo las vocales (A,E,I,O,U), por que es lo que puede retener y comprender en esta edad, sin embargo más adelante se le enseñará las "letras" haciendo referencia al abecedario completo, donde claro, contiene las vocales. La idea inicial de letras cambia su significado, quitando la importancia de lo aprendido previamente para incorporar nueva información.

Cuando se dan carencias en este deseo, por que no se recibió el apoyo (estimulación o información) por parte de los referentes, se pueden observar conflictos en el futuro, ejemplo: personas acumuladoras, consumo de alcohol o drogas o personas que no logran independizarse, que finalmente no saben "soltar" el pasado para crecer o no saben cuando "parar" de hacer algo (eternos adolescentes).


Los deseos son necesidades que buscan un equilibrio y que las tiene todo ser humano. En el inicio de la vida (infancia), estos deseos son la base de la persona, los pilares de un futuro adulto.


Entonces PARA QUE ENFERMA PSICOLOGICAMENTE EL HUMANO?.

Las enfermedades motivan un orden jerárquico de prioridades, expresando un conflicto (deseos, necesidades básicas no realizadas), que activan el sistema nervioso autónomo, generando un estado de vigilancia y estrés, necesario para sobrevivir.


Las carencias se ven reflejadas en 8 canales de expresión (siendo "alarmas que informan que algo pasa")


1# PSICOSOMATICO/ Síntomas físicos que se ven agravados por factores mentales (alergias, erupciones, etc).

2# MOTIVACIONALES/ Disminuye la carga energética, volviéndose pasivo, con emociones mayormente negativas.

3# IDEACIÓN COGNITIVA/ Ideas irracionales sin fundamento ("no soy bueno en nada", "nadie me quiere", "me merezco todo lo malo").

4# EXPRESIÓN EMOCIONAL/ Emociones inadaptadas para la situación (nulas o en exceso).

5# CORPORAL/ Dolores de panza, dolores de cabeza, fiebre, etc. Sin explicación clínica.

6# PSICOLÓGICO/ Ansiedad, depresión, insomnio, anorexia nerviosa, etc.

7# RELACIONES INTERPERSONALES/ Aislamiento, vergüenza de sí mismo.

8# CONDUCTUAL/ Inicio y mantenimiento de conductas como: agresividad, robos, vandalismo o adicciones.



FINALMENTE , los síntomas son el resultado de aquello que sentimos "como situación de peligro" y traumas o frustraciones generadas en la carencia de necesidades, transmitidas en las relaciones con los referentes que transmiten aprendizajes mediante limites, estimulación, relacionamiento y con su ejemplo.


Por lo tanto la SALUD se logra con un vinculo de calidad entre el niño y sus adultos de referencia, que le permitan transcursar las distintas etapas y hitos del desarrollo, interpretando cada vivencia como aprendizaje, brindando la posibilidad de hacerlo mediante el ensayo y error, valorando los esfuerzos, apoyando a los niños en la comprensión de sus propias emociones y como manejarlas. Logrando así memorias emocionales cargadas de emociones positivas, generando confianza y mostrando que se deposita confianza en ellos también (de que pueden lograrlo). De esta manera se logra en el niño un autoconcepto positivo, con una autoestima adecuada, donde se tiene en claro que cosas se pueden y que cosas no se pueden hacer, se sienten bien con sigo mismos, logran expresar su opinión ante los demás, no temen hablar con otras personas y saben identificar, expresar y gestionar sus emociones a otras personas sin la necesidad de imponerse de forma agresiva.


"LA NIÑEZ ES EL PILAR DE UN FUTURO ADULTO SANO"




18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo